Abrir botella sin sacacorchos

Cómo abrir una botella de vino sin sacacorchos

Cuando vamos a degustar un vino lo primero que necesitaremos es descorchar la botella, pero ¿qué hacer cuando no tenemos un sacacorchos a la mano?

En lugar de desesperarse y empujar el corcho dentro de la botella, romper en pedacitos el corcho y la capsula, hacer más fuerza de la necesaria y terminar con la botella de vino en el piso, si nos encontramos en un lugar donde sea posible salir a buscar un sacacorchos, sería lo ideal.

Ahora bien, si esta opción no es posible, debemos pensar que empujar el corcho no es la mejor forma de abrir la botella cuando no disponemos de un sacacorchos, ya que resultará más difícil servir el vino y seguramente quedarán restos del corcho en el interior de la botella.

Es aquí donde podemos implementar una herramienta casera con ingenio para que nos ayude a abrir la botella de vino, sin mucho esfuerzo y sin mayores riesgos.

Existen algunas alternativas para destapar una botella de vino sin sacacorchos y no tenemos la  posibilidad de conseguir uno en el momento, sin embargo, es necesario advertir que debemos actuar siempre con precaución para evitar accidentes.

Aquí explicamos varias formas de abrir una botella de vino sin sacacorchos:

  1. Abrir una botella de vino con un tornillo y un bolígrafo: consiste en crear un instrumento con forma de una T, para lo cual deberemos clavar un tornillo en forma de L en el corcho, habiendo retirado previamente la capsula que lo cubre. El tornillo no deberá traspasar el corcho. Luego encajaremos  un bolígrafo en  la parte superior del tornillo de manera perpendicular, formando el instrumento en forma de T que iremos girando, muy despacio y con cuidado hasta que salga el corcho.
  1. Abrir una botella de vino con un cuchillo: necesitaremos para este procedimiento un cuchillo, preferiblemente de sierra para un mejor agarre y por supuesto vamos a necesitar también mucho cuidado y sentido común. Comenzamos retirando la capsula del corcho y seguidamente clavamos la punta del cuchillo de sierra en el corcho, poco a poco y sin traspasarlo, para no romperlo y evitar así que caigan trozos en el vino. Con una mano vamos girando con cuidado el corcho y con la otra mano giramos la botella.
  1. Abrir una botella de vino con un martillo y un tornillo: primero debemos retirar la capsula y luego procedemos a clavar y enroscar un tornillo en el centro del corcho, seguidamente utilizamos la parte trasera de un martillo, alicate o tenedor para jalar el tornillo suavemente pero con firmeza. El corcho deberá salir fácilmente con este método.
  1. Abrir una botella de vino con un par de tijeras: vamos a necesitar un par de tijeras pequeñas, preferiblemente las que son para niños. Se deben abrir las tijeras al máximo y se introducen las cuchillas más delgadas en la mitad del corcho hasta la mitad del mismo, seguidamente vamos girando el mango de las tijeras mientras vamos jalando con una mano y con la otra sostenemos con firmeza la botella. De esta manera el corcho saldrá de la botella. 
  1. Abrir una botella de vino con dos clips y un lápiz: ponemos los clips rectos y dejamos los extremos en forma de U intactos. Se introduce cada uno de los clips a la botella, usando una de las U de los extremos de los mismos. Se deben introducir  por uno y otro lado del corcho, entre el corcho y la botella hasta que la U esté debajo del corcho y que la parte recta del clip siga afuera de la botella. Se giran los clips unos 90º para que queden las U introducidas justamente debajo del corcho y posteriormente, uniendo los extremos en U de los clips que están afuera de la botella, se le coloca por debajo de esa U un lápiz o un bolígrafo que quede perpendicular y permita hacer palanca para jalar y sacar el corcho.
  1. Abrir una botella de vino mediante tornillo con gancho y cuchara de madera: si contamos con un tornillo de este tipo, usados para colgar en las paredes cuadros, llaves o adornos, se puede encajar uno dentro del corcho hasta que quede bien seguro y luego con el mango de una cuchara de madera insertada en la parte abierta del tornillo con gancho, se jala poco a poco hasta que salga el corcho.
  2. Abrir una botella de vino con un zapato: este método consiste en introducir la botella en un zapato cualquiera, debiendo quedar recta, es decir, formando una L con el zapato. Seguidamente, sujetando las dos partes con cada mano se dan golpes contra algún objeto firme, como una pared, un mueble o una piedra, siempre manteniendo la botella en la horizontal y haciendo chocar la parte inferior o base de la botella contra la superficie sólida.La botella resiste quebrarse ya que el zapato sirve de amortiguador o colchón y los golpes van haciendo que el corcho se vaya saliendo por la presión, para finalmente terminar retirándolo manualmente.
  1. Abrir una botella de vino con un inflador de bicicleta: consiste en introducir aire dentro de la botella con una bomba o inflador de caucho de bicicleta, globos o salvavidas inflables.Para este procedimiento se necesita pinchar e introducir en el corcho la punta de aguja hasta traspasarlo completamente e inyectarle aire con el inflador, lo cual hace que el corcho se vaya desplazando hacia arriba hasta un punto que se nos haga fácil sacarlo con un alicate o con los dedos.
  1. Abrir una botella de vino con un encendedor: se procede a calentar el cuello de la botella con la llama de un encendedor por unos minutos. Con este método se calienta el oxígeno presente en ese espacio lo cual provoca que se expanda y empuje el corcho hacia afuera saliendo disparado. También existe otro método que consiste en calentar el cuello de la botella, donde termina el corcho, para después aplicar agua fría y de esta forma el cristal se cortará sin romperse.
  2. Abrir una botella de vino con una llave: es un procedimiento sencillo en el cual se introduce una llave en el corcho hasta la mitad y de manera diagonal, luego se va girando lentamente la llave y se va jalando poco a poco hasta que el corcho salga.
  3. Abrir una botella de vino con una cuerda: resulta ser un poco aparatoso pero dadas las circunstancias puede ayudar a retirar el corcho de la botella. Se necesitará una herramienta larga y fina como por ejemplo un destornillador, para hacer un agujero en el corcho. Se busca un cordón o cuerda y se le realiza un nudo en uno de sus extremos, seguidamente se introduce en el corcho por el agujero abierto previamente, con ayuda de un clavo y un martillo. Finalmente se debe tirar de la cuerda con fuerza para sacar el corcho.
  4. Abrir una botella de vino con una cuchara de madera: en este procedimiento se puede sustituir la cuchara de madera con cualquier otro objeto de madera como por ejemplo un pincel o brocha de maquillaje, pero resistente. Se retira la capsula que protege al corcho y sentados en una silla con la botella sujetada entre las piernas, se empuja el corcho con el mango de la cuchara hasta que caiga en el interior. No se consigue sacar el corcho pero la botella queda abierta.

Finalmente, podemos concluir que con algo de ingenio y recordando las recomendaciones anteriores, podremos abrir fácilmente una botella de vino cuando no contamos con un sacacorchos, ya que existen algunos implementos o herramientas que podemos improvisar, porque son fáciles de conseguir en un momento de apuros y nos pueden ayudar para este fin.

Tengamos presente además lo siguiente:

  • Debemos tener mucho cuidado con los implementos afilados, los cuales no debemos usar en caso de ebriedad.
  • No usar nunca la dentadura para intentar abrir la botella.
  • El usar alguno de estos métodos improvisados con mucha fuerza, se corre el riesgo de que la botella se rompa.
  • Debemos proceder con cuidado y precaución ya que el corcho puede estar muy seco y hacerse pedazos en el interior cuando intentamos retirarlo de la botella.
  • Hay que tener cuidado de apuntar la botella lejos de nosotros cuando estemos jalando el corcho para evitar que nos salpique el vino.